Lachay Trail: Hermosas y encantadoras Lomas

En esta oportunidad, para cerrar el año trailero, nos fuimos a las Lomas de Lachay. Asi es amigos, se trata de la primera edición de la carrera Lachay Trail con rutas de 10 y 21 kilómetros, organizada por nuestros amigos de Andes Race.

Como de costumbre, domingo 4:30am a levantarse. En ocasiones no es tan fácil levantarse porque la cama te atrapa, pero al parecer las zapatillas traileras tienen poder, las miras a lo lejos, te las pones y todo cambia. Comes alguito rapidito y ya lista para partir. Te esperan un poco mas de 2 horas de camino a las Lomas de Lachay, Reserva Natural de la Costa Norte de Lima.

Con la misma energía de siempre llegué al lugar, y es que cuando uno entra en modo trail ya todo es distinto y pinta de otro color, ves la naturaleza a tu alrededor, amigos preparando sus mochilas y la emoción empieza a embargarte lentamente. El poder conocer nuevas rutas ya es una bendición del día, ver los maravillosos colores de nuestra naturaleza, sonidos y la tradicional neblina húmeda de las Lomas de Lachay. Un lugar totalmente nuevo para mi, a pesar de estar cerca a Lima, no había tenido la oportunidad de conocerlo antes, así que todo es emoción.

Pero esta vez todo sería diferente, es que ahora me tocaba estar del otro lado del show. En esta carrera me tocó la linda misión de recibir a los corredores, un papel muy lindo e importante. Saber lo que un corredor siente cuando llega a la meta y le aplauden, le das palabras de aliento, un abrazo o beso, una sonrisa y una barra brava ¡Eso es lo máximo! Como corredora puedo decirles que cada llegada no se te olvida, cada una tiene lo suyo, no hay dos llegadas iguales y siempre son especiales. ¿Qué mejor lugar en el que puedes estar si no corres? ¡En la meta!

Fui muy afortunada, creo que pude haber estado allí por 24 horas seguidas. Emocionante y reconfortante ver las caras de cada uno de los corredores. Muchos de los participantes eran pisteros y para despedir el año incursionaron en el trail running y eso te reconforta, saber que nuestros deporte crece cada día más. Fue lo máximo preguntarles que les pareció la ruta y verlos llegar sucios y con pinta de guerreros ¡El trail running es lo máximo!

Sus palabras en la llegada fueron: dura, salvaje, buena subida, bajada brava, que dunas tan duras, paisaje lindo, retadora, etc, etc. ¡Todos terminaron felices! Y que decir de los traileros, la disfrutaron muchísimo, pues fue una carrera de terreno de todo tipo y muy veloz, aunque no la corrí me la contaron toditaaaa...

Llegó el momento de la partida de 21K y experimentar sus casi 900 metros de desnivel positivo. Eran las 8:30am y todos calentaban “motores” porque la humedad y llovizna nos tenia casi mojados y pronto se daría la partida de los casi 120 corredores.

¡Partieron a toda mecha! Los primeros 4 kilómetros eran de gran velocidad, una fuerte bajada de arena semi-dura con bastante pasto seco, el cual no te deja ver las piedras de la ruta, esas que se ocultan discretamente y cuando tropiezas sales lanzado varios metros por los aires. Así que la concentración es parte del entreno y es hora de afinar donde pisar bien. como en el mes de noviembre ya no hay mucha vegetación, la ruta presenta en sus partes bajas una vegetación seca pero firme al piso, asi que si tu pie se traba en ella, sin duda que saldrás expulsado.

Al terminar el KM4, empieza una corta pero fuerte subida de desnivel positivo de 400 metros hasta el KM6.5 donde aun puedes apreciar la hermosa vegetación de la zona, la que se resiste a la llegada del verano, todo un microclima que no debes dejar de visitar. En esta parte de la ruta se alcanza una altura máxima de 580 metros, en la que correrás durante otros casi 1.5 kilómetros por las partes altas sin mayor cambio de desnivel pero si entre caminos sinuosos que requieren mantener la concentración.

Justamente al llegar al KM8.5 hasta el KM12 tendrás que poner tu concentración al máximo, es un fuerte descenso sobre el sendero de la ruta turística, que te llevará a gran velocidad en zigzags interminables, que si te descuidas sales disparado por una de las barreras de protección, pero de hecho que rica sensación es bajar “al mango” por esta ruta a paso de 4:50m/km ¡Adrenalina al 100%!

Al pasar por el KM13 el terreno y el entorno cambian drásticamente, la vegetación se termina bruscamente y entras al desierto costero, pero mientras corres por un semiplano te preguntas, ¿Dónde están los otros 400 metros de desnivel que faltan? ¡Sorpresa! Serían entre dunas y full arena, casi 7 kilómetros de buena diversión pero con el sol ya asomándose. Te espera un final en larga subida de 2 kilómetros para finalmente ver el arco de llegada.

Siempre ocurren imprevistos en la organización de carreras y aquí no fue la excepción, !Se fue la energía eléctrica! No había para poner la musiquita ni micrófono. Entonces que importa, había que disfrutar igual y hacerle sentir al corredor en la llegada que era Superman y Wonder Woman. Más aún porque el sol ya se hacia sentir.

Así fue, uno por uno, colocando medallas y regalando sonrisas y felicitaciones. No sé si finalmente necesitábamos la música, creo que mejor era sentir la paz y el silencio de Lachay y así no perturbar a la fauna que allí habita. Sin tantas cosas podemos disfrutar igual y sé que cada corredor que recibí, guardará esa sonrisa y esas palabras de aliento y perdurará por mucho tiempo en sus corazones, y en el mío quedará grabado cada una de sus caras expresando felicidad y victoria.

Las medallas, por ciento muy originales, con cara de zorro seguramente nos esperan el próximo año nuevamente en la segunda edición del Lachay Trail, y ésta seguro que sí la corro.

Gracias Lachay por la oportunidad.

Marilú Salazar

Deportista, corredora de trail running, coach de PNL, comunicadora, y conductora de los programas de radio La Buena Vibra por internet y Gente Runner por Nacional FM, donde difunde el deporte.

Triatlón

Ciclismo

Fitness